6 de marzo de 2012

Tres veces.

Tres (3) (si, 3) veces mi madre me preguntó qué tal me fue dando clases ayer.
Una a la mañana antes de irme al laburo.
Otra cuando volví.
Otra antes de irme a la facultad.
Nunca entendió, osea, ninguna de las tres (3) veces que hablamos del tema entendió u osó escucharme cuando le dije:
"YO EMPIEZO LAS CLASES, YO ESTUDIO, NO LAS DOY".

Casi la interno.

Después soy una forra, claro.
Vengan a vivir a casa, soretes.

2 comentarios:

marianadelasflores dijo...

no, no entendés la mente de madre; te explico: no cabe en sí de la emoción y del Orgullo, de que SU NENA, tenga un trabajo fijo( todo lo "otro" que hacés no califica como trabajo en la mente de madre),y encima de MAESTRA!!!
Se me pianta un lagrimón de solo escribirlo!!!!

Ale dijo...

Nah, pará, desde el 2004 al 2009 tuve laburos fijos y ella jamás estuvo tan gagá. Y si, estoy todo el día en la PC, o le digo "Me voy a un casamiento a sacar fotos". Está clarísimo que para ella me rasco.

No la justifiques!! Jajaa!!

Ay dios mío, soy maestra! :O