5 de julio de 2013

Las carreras que no seguí.

Siempre fuí multifacética, y siempre me gustaron e hice un montón de cosas, a veces que nada que ver tenían una con la otra, y cuando estaba terminando la secundaria, a la hora de elegir una carrera, se me hizo un quilombo bastante entretenido.

Miren qué diferente de la diseñadora gráfica que soy hoy, podría haber sido:

-Bióloga Marina: Tengo la guita suficiente como para irme a estudiar a Puerto Madryn. Sueño con recibirme trabajando allá, y luego tener el culo de irme a trabajar a las Islas Galápagos. Ahora me estoy rascando la entrepierna tirada en la playa mirando el amanecer.

Pero probablemente en la facultad me enamoraba, me quedaba preñada a los 6 meses de salir con el muchacho y hoy tendría 3 pibes, no habría terminado la carrera, y viviría con mis viejos y los pendejos acá en Campana.

-Escritora: Escritor no se estudia, pero en mi caso hubiera estudiado Letras.
Escribo libros re interesantes y soy una escritora reconocida mundialmente, lo que me lleva a viajar por todo el globo y conocer miles de culturas.

Pero probablemente me aburría de tanto hippie que no estudia y sólo milita, me agarraba a las piñas con alguno que me rompiera mucho las pelotas, y me echaban de la facultad.

-Publicista: La pegué. Me garpé una universidad privada, antes de recibirme entré en una agencia, y hoy estoy llena de guita y generando ideas consumistas a lo loco.

Pero probablemente: 1) Me cansaba de viajar en bondi a Capital.
2) Me agarraba una crisis existencial, al darme cuenta que todo lo que hacen los publicistas es mejorar lo que se tiene que vender, que es inmejorable. Pateaba el tablero en la agencia, los recagaba a puteadas a todos por garcas,  y me volvía llorando en el Chevallier a la casa de mi vieja.

-Criminalística: Soy la reina de Criminal Minds Argentina. Y soy la más inteligente del equipo descubriendo casos dificilísimos.

Pero probablemente me mostraban el primer cuerpo desmembrado y vomitaba en plena clase. Dejaba la carrera al mes y medio.

-Comunicación Social: Soy una periodista existosa, trabajo para la National Geographic y me mandan a todas partes del mundo. Gano premios, tengo casa en Pretoria y en Bali, marido y 3 hijos hermosos. Me limpio el culo con dólares.

Pero probablemente: Descubría lo mentiroso que suele ser el periodismo. Ocultaban tantas cosas que me indignaba ser parte de ellos. Les exigía que dejen de venderse, boqueando y pidiendo justicia por todos lados. Me secuestran a la familia y exigen que me calle la boca. Me mudo silenciosamente a Guinea y nadie recuerda mi caso en un par de años.
No me aceptan el CV en ningún lado por quilombera y botona.

Esta carrera la empecé dos veces: Mientras estudiaba diseño, y después de haber terminado. Las dos veces la dejé porque me daba paja ir a clase los sábados, de 7 de la mañana a 5 de la tarde. Flojita. Lo volvería a hacer todo igual seguramente.

-Fotografía: Me recibo en Motivarte y mis fotos son premiadas en todas las exposiciones. Me llaman para dar entrevistas de diferentes medios y la gente me compara con Marcos López. Me llaman -otra vez- de la National Geographic y me voy al Congo a cubrir la vida de los monos tití. No tengo hijos porque rompen las pelotas para viajar y mariconean si me voy mucho tiempo. Me jubilo exitosamente con una pensión que le da de comer a los 10 hogares de niños y 15 de animales que puse alrededor del mundo.

Pero probablemente: 1) Me cansaba de viajar en bondi a Capital. Sí, siempre es una opción.
2) Me peleaba con alguna compañera cheta que me cansaba con sus preguntas estúpidas y le partía la cámara (de ella) en la cabeza. Me echaban de la facultad. Volvía a Campana y entraba a trabajar en el Coto como cajera. Lloraba todos los días, iba a la psiquiatra para calmar mi agresividad y vivía empastillada.
3) Se me caga la vista re mal y tengo que operarme de cataratas a los 25 años. La NG me rescinde el contrato y no puedo ni hacer sociales hasta recuperarme. Cuando me recupero, mi vieja había vendido la cámara para garpar la operación.

-Chef: Tengo mi propio restaurant en Palermo Hollywood, 25 empleados, 3 sucursales en Capital. Una casa en San Isidro, y otra en Córdoba. Estoy construyendo en el nordeste de Brasil una cabañita para vacacionar, y tengo otras que alquilo a turistas.

Pero probablemente un empleado disconforme con mis tratos de jefa, me manda a Inspección Sanitaria y encuentran una rata muerta, que el muy hijodeputa plantó entre las cacerolas. Me clausuran el restaurante y todas las sucursales. Me embargan las casas porque me quedo sin un peso. Mi marido me deja por una camarera y se lleva los chicos, porque no soporta vivir con una sucia. El juicio de divorcio se lleva la poca guita que me quedaba.

Pierdo el turno.

Por eso, creo que lo mejor que nos puede pasar en la vida, es lo que nos pasa.
No hay "¿Y si hubiera hecho tal cosa...?" o "Si no me hubiera comportado así..." que valga.
Somos lo que vinimos a ser, hacemos lo que vinimos a hacer, y es lo que mejor nos sale.
Nada debería ni podría ser otra cosa, más que la que ES.
Porque somos y damos lo mejor de nosotros, así como estamos hoy. Conocemos a quienes tenemos que conocer, nos acercamos o alejamos de quienes tenemos que hacerlo.
Y vivimos para aprender lo que necesitamos, y seguimos el camino siempre para adelante, avanzando, no hay vuelta atrás.
Por suerte. :)

PD: En alguna próxima entrega (?), analizaré las probabilidades de otras carreras que barajé (y lo hago aún hoy), como Turismo (seguro me encontraban varando perdida en algún desierto), Astronomía (caigo en cana por robarme un telescopio de la facultad), y Química (esta es la mejor, porque hago volar la facultad y aledaños).

2 comentarios:

mariana dijo...

te faltó ser "guionista de melo-dramones", porque todas tus vidas alternativas, variadas y originales, terminan para el traste!!!

Creo que lo que te pasa, es lo que sentimos todos los que amamos sinceramente aprender desde la verdad, la justicia, el bien, y la coherencia en el hacer de todos los días...Somos IDEALISTAS.
No nos terminamos de adaptar nunca porque no entendemos un mundo donde ESTO, no sea importante...
Y por eso las migrañas, los bajones, las "pateadas de tablero o revoleada de platos"( aunque sea muy liberador, no?)

Ale M dijo...

Jajaja, es que terminana para el traste, porque yo tenía que ser diseñadora! :)

Y si, idealista fue una palabra que me marcó desde muy pequeña...idealista y soñadora, pffff...

Y las migrañas, por histérica y controladora, lo tengo re clarito :P